Hemos experimentado un cine 4DX y es una experiencia inolvidable

People watch a film in 4DX technology in a Cineplex handout photo. THE CANADIAN PRESS/HO-Cineplex

En los últimos meses están apareciendo por todo el mundo cines con una tecnología llamada 4DX. Esta tecnología añade efectos de movimiento, vibración, viento, salpicaduras, etc. (hasta un total de 21 efectos para las películas con certificación 4DX Extreme) a la experiencia de la película. Este tipo de experiencias se habían podido senti anteriormente en parques de atracciones pero con proyecciones de corta duración, nunca con películas completas. 4DX es aún más avanzado que dichas atracciones y puedes experimentar los mismos estrenos que puedes ver en cualquier otro cine, pero viviéndolos como si fueras el protagonista. Si con el 2d ves la película y con el 3D la vives, con 4DX 3D la vives y la sientes.Si bien es cierto que el nombre 4DX es engañoso porque la película se proyecta en 3D tradicional o incluso en 2d (siendo en este caso más absurdo que se siga llamando 4DX). Para nosotros unos nombres más correctos serian 3DX y 2DX.

Estrategias de nombres comerciales a parte, hemos de decir que la experiencia es algo memorable. En nuestro caso fuimos a ver Bumblebee (en 3D, por supuesto). Ya desde el inicio de la película, con batallas en el espacio, te sientes dentro de la batalla. No solo sientes el impacto de los disparos y los golpes, también te sientes volando de verdad gracias al movimiento de las butacas, el aire en tu cara hace aún más realista ese movimiento, sientes el motor de los coches y los baches de la carretera (que coinciden con la vibración de la imagen al pasar sobre ellos), también sientes las balas rozándote la cabeza (un chorro de aire a gran velocidad pasa cerca de tu cara), por no hablar de los impactos en la espalda localizados por zonas (y no se limita a golpes, también puedes notar si te arrastran por el suelo o una pared), sientes el calor de las explosiones, el humo de la imagen en 3D se funde con humo real haciendo que la escena gane más profundidad y a momentos no sabes dónde acaba la imagen y dónde empieza el humo real, a veces queda humo residual en la sala cerca de la pantalla y se mezcla con el de la imagen y entonces sí que se nota, pero es algo anecdótico que no estropea la experiencia. Por si fuera poco hay otro as en la manga que es el agua (aunque en la butaca tienes un botón para desactivarla si lo prefieres), a parte de para lo obvio, en esta película también sirve para notar cuando en un impacto a un Autobot o Decepticón rompe alguna tubería de líquido de transmisión o el radiador con líquido refrigerante, y hay otro momento aún más sorprendente en el que disparan a un humano y lo desintegran y en vez sentir que te salpica agua sientes que te salpica algo más viscoso, no sé si es combinando agua con calor pero el efecto es muy, muy convincente 🙂 . Por lo visto también hay efecto de nieve pero en esta película no hay ningún momento que pueda usarlo. Completa el conjunto un destello en los momentos con chispas, que ayuda a iluminar a la imagen y sentir esos destellos más realistas. Por último no sé si decir que sé como huele la guerra en Cybertron, porque esta guerra sale dos veces en la película, y en la primera no noté olor (quizá era porque en esos primeros momentos de la película tenía el corazon acelerado viviendo una película como nunca antes), pero la segunda vez noté un olor como a metal quemado (espero que no fuera alguna parte de la sala que se hubiera sobrecalentado 😀 ).

La experiencia general es soberbia. Durante toda la película no paras de sentir la emoción del resto de espectadores, además de no poder disimular la tuya propia. Esto sí que es vivir la película. Si bien el 3D no era tan bueno como el de Aquaman (lo cual, por otra parte, es complicado), todo el resto de efectos hacen que sientas las escenas de acción como si estuvieras dentro (algo que a veces se consigue con un buen 3D, según el tipo de escena), pero en este caso, en vez como espectador pasivo, como protagonista de pleno derecho de la película. El movimiento y los impactos son tan fuertes que en esta sala en vez de refresco en vaso te dan dos botellines, pero está suficientemente controlado para que en ningún momento sea violento ni molesto. Hablando de Aquaman, a pesar de haberla vivido en Dolby 3D fuimos a verla de nuevo en 4DX. La combinación de su excelente y fuerte 3D, junto con los efectos 4DX era tan buena en Aquaman que a momentos nos olvidábamos que estábamos viendo una película 3D en el cine y en vez de eso nos sentíamos parte de la historia, sobretodo en momentos de vehículos. Un gran 3D hace aún más increíble la experiencia.

Experimentar este cine con una proyección en 2d es desvirtuar la experiencia. Así lo comprobamos con los tràiles en 2d previos a la película. El humo real que tus ojos ven en 3D naturalmente, contrasta y mucho con la imagen 2d aplastada como si fuera una foto en papel, el movimiento de los asientos y los impactos contrastan con la imagen aplastada y te producen una sensación artificial en vez de sentirte dentro de la película.

Estas salas nos hacen soñar con futuras mini-salas dedicadas a videojuegos en vez de películas, combinadas con algún futuro casco de Realidad Virtual que no fuera aparatoso y una pantalla holográfica para simuladores de conducción/vuelo o videojuegos en los que tuvieras que estar sentado. De hecho, después de experimentar el 4DX ahora la Realidad Virtual la notamos menos real porque echamos en falta experimentar el resto de sensaciones.

Así de artificial se ve el humo real con una imagen aplastada al fondo, si en esta foto 2d ya parece artificial verlo en persona es aún peor. Conclusión: ni se te ocurra ir a una sesión 4DX en 2d.

PD: si al acabar la película no encuentras tu móvil puede que se te haya caído del bolsillo a la moqueta y con la emoción ni lo hayas echado de menos 🙂

Ooh!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.